first artificial heart medical revolution with historical impact

El Primer Corazón Artificial: Una Revolución Médica de Impacto Histórico

En el año 1969, el Dr. Denton Cooley llevó a cabo un procedimiento médico que cambiaría la historia de la medicina para siempre: el primer trasplante de corazón artificial. Este hito marcó el inicio de una revolución médica que ha permitido salvar la vida de miles de personas en todo el mundo.

Exploraremos los antecedentes históricos que llevaron al desarrollo del primer corazón artificial, así como los desafíos técnicos y éticos que implicó este avance. También examinaremos cómo esta innovación ha evolucionado con el tiempo y ha dado lugar a nuevas tecnologías que están transformando la manera en que tratamos las enfermedades cardiovasculares.

Al leer este artículo, los usuarios podrán comprender la importancia histórica y cultural del primer corazón artificial, así como los avances médicos que han surgido a partir de él. Además, podrán apreciar cómo la tecnología médica ha tenido un impacto significativo en la mejora de la calidad de vida de las personas que padecen enfermedades cardiovasculares.

Desarrollo de la cirugía cardíaca: un avance médico que cambió la historia

La cirugía cardíaca ha sido uno de los mayores avances médicos en la historia de la humanidad. Gracias a esta disciplina, se ha logrado salvar la vida de millones de personas alrededor del mundo. Uno de los hitos más importantes en el desarrollo de esta especialidad fue la creación del primer corazón artificial.

El corazón artificial, también conocido como dispositivo de asistencia ventricular, es un dispositivo electromecánico que tiene la capacidad de sustituir temporalmente o de forma permanente la función del corazón humano. Este avance fue un verdadero hito en la medicina y ha permitido mejorar la calidad de vida de pacientes con insuficiencia cardíaca grave.

El primer corazón artificial fue desarrollado por el Dr. Robert Jarvik en la década de 1980. Este dispositivo, conocido como el Jarvik-7, fue utilizado por primera vez en un paciente en 1982. El éxito de esta cirugía marcó un antes y un después en la historia de la medicina y abrió las puertas a nuevas posibilidades en el campo de la cirugía cardíaca.

El corazón artificial se utiliza principalmente como puente para el trasplante cardíaco. Es decir, se implanta en pacientes que están esperando un trasplante de corazón y les permite mantenerse con vida mientras se busca un donante compatible. Sin embargo, también puede ser utilizado de forma permanente en pacientes que no son candidatos para un trasplante.

Uno de los beneficios más importantes de los corazones artificiales es que pueden mejorar la calidad de vida de los pacientes y prolongar su supervivencia. Estos dispositivos permiten a los pacientes realizar actividades físicas que antes no eran posibles, como caminar largas distancias o incluso hacer ejercicio. Además, reducen la dependencia de medicamentos y disminuyen el riesgo de complicaciones asociadas a la insuficiencia cardíaca.

Es importante destacar que el uso de un corazón artificial no está exento de riesgos. La cirugía para implantar el dispositivo puede tener complicaciones, como infecciones o coágulos sanguíneos. Además, los pacientes requieren un seguimiento médico constante y deben aprender a manejar y cuidar adecuadamente el dispositivo.

El desarrollo del corazón artificial ha sido un avance médico de gran importancia. Este dispositivo ha revolucionado la cirugía cardíaca y ha permitido salvar la vida de muchas personas en todo el mundo. Aunque no está exento de riesgos, los beneficios que ofrece en términos de calidad de vida y supervivencia son indudables. Sin duda, el primer corazón artificial marcó un hito en la historia de la medicina y abrió las puertas a nuevas posibilidades en el campo de la cirugía cardíaca.

Los pioneros de la cirugía cardíaca: nombres que dejaron huella en la medicina

La cirugía cardíaca ha experimentado avances impresionantes a lo largo de la historia, pero hubo un momento que marcó un hito en la medicina: la creación del primer corazón artificial. Este logro revolucionario no habría sido posible sin el trabajo y la dedicación de algunos pioneros en el campo de la cirugía cardíaca.

Uno de los nombres más destacados en este campo es el del Dr. Michael DeBakey, un renombrado cirujano cardiovascular que fue pionero en el desarrollo de técnicas quirúrgicas innovadoras. En la década de 1950, DeBakey colaboró con el Dr. Denton Cooley para crear el primer corazón artificial, conocido como el «Dispositivo DeBakey-Cooley». Este dispositivo fue diseñado para reemplazar temporalmente la función del corazón durante una cirugía cardíaca, permitiendo a los cirujanos trabajar en un corazón inmóvil y sin sangre.

Otro nombre importante en la historia de la cirugía cardíaca es el del Dr. Robert Jarvik, quien desarrolló el primer corazón artificial totalmente implantable conocido como el «Corazón Jarvik-7». Este dispositivo revolucionario se utilizó por primera vez en 1982 en un paciente llamado Barney Clark, quien vivió durante 112 días con el corazón artificial antes de fallecer debido a complicaciones médicas.

Estos avances en la cirugía cardíaca han tenido un impacto significativo en la medicina. Han permitido salvar vidas y mejorar la calidad de vida de pacientes que de otro modo no podrían haber sobrevivido. Además, han sentado las bases para el desarrollo de tecnologías más avanzadas, como los dispositivos de asistencia ventricular y los trasplantes de corazón.

Beneficios y puntos clave

La creación del primer corazón artificial ha tenido numerosos beneficios y ha abierto nuevas posibilidades en el campo de la cirugía cardíaca. Algunos de los puntos clave que destacan son:

  • Posibilidad de realizar cirugías cardíacas con mayor precisión y seguridad, al contar con un corazón inmóvil y sin sangre.
  • Capacidad de mantener a los pacientes con insuficiencia cardíaca grave con vida mientras esperan un trasplante de corazón.
  • Reducción de la dependencia de donantes de corazón para los trasplantes, ya que los corazones artificiales pueden ser una solución temporal o incluso permanente en algunos casos.
  • Mejora de la calidad de vida de los pacientes, permitiéndoles realizar actividades cotidianas que antes eran imposibles debido a su condición cardíaca.

Estos beneficios son solo una muestra de cómo la creación del primer corazón artificial ha revolucionado la medicina y ha proporcionado esperanza a aquellos que padecen enfermedades cardíacas graves.

Consejos prácticos y recomendaciones

Si bien los corazones artificiales han demostrado ser una solución efectiva para muchos pacientes, es importante tener en cuenta algunas recomendaciones prácticas:

  1. Realizar un seguimiento médico regular: Los pacientes con un corazón artificial deben acudir regularmente a consultas médicas para evaluar el funcionamiento del dispositivo y detectar posibles complicaciones.
  2. Adoptar un estilo de vida saludable: Aunque los corazones artificiales pueden mejorar la calidad de vida, es fundamental llevar una dieta equilibrada, hacer ejercicio regularmente y evitar el tabaco y el alcohol en exceso para mantener una buena salud en general.
  3. Estar atento a los signos de complicaciones: Los pacientes deben conocer los posibles síntomas de complicaciones relacionadas con el corazón artificial y buscar atención médica de inmediato si experimentan síntomas como dolor en el pecho, dificultad para respirar o mareos.
  4. Seguir las indicaciones del médico al pie de la letra: Los pacientes deben seguir todas las recomendaciones y pautas proporcionadas por su médico para garantizar el correcto funcionamiento del corazón artificial y minimizar los riesgos de complicaciones.

Estos consejos ayudarán a los pacientes a aprovechar al máximo los beneficios de los corazones artificiales y a mantener una buena calidad de vida a largo plazo.

El primer trasplante de corazón: un hito en la historia de la medicina

El primer trasplante de corazón fue sin duda un hito en la historia de la medicina. Fue un avance médico revolucionario que abrió nuevas puertas y posibilidades en el campo de la cirugía cardíaca.

El trasplante de corazón se llevó a cabo por primera vez el 3 de diciembre de 1967, por el cirujano sudafricano Christiaan Barnard. El paciente, Louis Washkansky, sufría de una enfermedad cardíaca terminal y no tenía muchas opciones de tratamiento.

El trasplante de corazón consiste en reemplazar el corazón enfermo de un paciente por el corazón sano de un donante. Esta intervención quirúrgica compleja requiere de un equipo médico altamente especializado y de una cuidadosa selección de donantes compatibles. Además, es necesario que el receptor sea sometido a un exhaustivo proceso de evaluación para garantizar que es apto para recibir el trasplante.

El trasplante de corazón ha demostrado ser una solución efectiva para tratar enfermedades cardíacas graves y prolongar la vida de los pacientes. Algunos de los beneficios clave del trasplante de corazón incluyen:

  • Mejora de la calidad de vida: Los pacientes que reciben un trasplante de corazón experimentan una mejora significativa en su calidad de vida. Pueden llevar una vida más activa y realizar actividades que antes les resultaban difíciles o imposibles.
  • Prolongación de la vida: El trasplante de corazón puede prolongar la vida de los pacientes que sufren de enfermedades cardíacas graves. Según estudios médicos, la tasa de supervivencia a cinco años después de un trasplante de corazón es de aproximadamente el 70%.
  • Tratamiento de enfermedades cardíacas avanzadas: El trasplante de corazón es una opción terapéutica para pacientes con enfermedades cardíacas avanzadas que no responden a otros tratamientos. Permite tratar afecciones como la insuficiencia cardíaca terminal y las cardiopatías congénitas.

A pesar de los beneficios, el trasplante de corazón presenta desafíos y consideraciones importantes. Uno de los principales desafíos es la escasez de donantes de órganos. La demanda de corazones sanos supera con creces la oferta, lo que limita la cantidad de trasplantes que se pueden realizar.

Es importante destacar que el trasplante de corazón no es una solución para todos los pacientes con enfermedades cardíacas. Los médicos deben evaluar cuidadosamente cada caso y considerar factores como la edad, la gravedad de la enfermedad y la salud general del paciente antes de recomendar un trasplante de corazón.

El primer trasplante de corazón fue un hito en la historia de la medicina que abrió nuevas posibilidades en el tratamiento de enfermedades cardíacas. Aunque presenta desafíos y limitaciones, el trasplante de corazón ha demostrado ser una solución efectiva para mejorar la calidad de vida y prolongar la vida de los pacientes con enfermedades cardíacas graves.

El impacto social y cultural de los avances en cirugía cardíaca

Los avances en cirugía cardíaca han tenido un impacto significativo en la sociedad y la cultura. El desarrollo del primer corazón artificial marcó un hito histórico en el campo de la medicina y ha transformado la forma en que se tratan las enfermedades cardíacas.

El corazón artificial, también conocido como dispositivo de asistencia ventricular (DAV), es una tecnología médica que se utiliza para reemplazar la función del corazón en pacientes con insuficiencia cardíaca grave. Este avance ha salvado innumerables vidas y ha mejorado la calidad de vida de aquellos que viven con enfermedades cardíacas crónicas.

El impacto social de los avances en cirugía cardíaca se refleja en el aumento de la esperanza de vida de las personas que padecen enfermedades cardíacas. Antes del desarrollo del corazón artificial, las personas con insuficiencia cardíaca grave tenían pocas opciones de tratamiento y su esperanza de vida era limitada. Sin embargo, con el uso de dispositivos de asistencia ventricular, estos pacientes pueden vivir una vida más larga y más activa.

Además, el desarrollo del corazón artificial ha cambiado la forma en que la sociedad percibe y comprende las enfermedades cardíacas. Anteriormente, las enfermedades cardíacas eran consideradas como una sentencia de muerte y se estigmatizaban. Sin embargo, con el avance de la cirugía cardíaca y el uso de dispositivos de asistencia ventricular, se ha demostrado que las enfermedades cardíacas pueden ser tratadas y controladas de manera efectiva.

En términos culturales, el desarrollo del corazón artificial ha influido en la representación de las enfermedades cardíacas en los medios de comunicación y en la literatura. Cada vez más, vemos historias de personas que viven con dispositivos de asistencia ventricular y cómo esto afecta su vida diaria. Estas historias ayudan a generar conciencia y comprensión sobre las enfermedades cardíacas, y desafían los estereotipos y prejuicios asociados con ellas.

Un ejemplo concreto del impacto cultural de los avances en cirugía cardíaca es la película «Corazón Artificial«, dirigida por Xavier Veilhan, que narra la historia de un hombre que recibe un corazón artificial y cómo esto cambia su vida. La película exploró temas como la identidad, la mortalidad y la esperanza, y generó un diálogo importante sobre las enfermedades cardíacas y las posibilidades de tratamiento.

En términos prácticos, el desarrollo del corazón artificial ha llevado a mejoras significativas en los procedimientos quirúrgicos y en la atención médica en general. Los cirujanos cardíacos han adquirido una mayor experiencia y habilidades en el manejo de estos dispositivos, lo que ha llevado a mejores resultados para los pacientes. Además, el desarrollo de dispositivos más pequeños y más eficientes ha permitido que más personas se beneficien de esta tecnología.

Los avances en cirugía cardíaca y el desarrollo del corazón artificial han tenido un impacto social y cultural significativo. Han mejorado la calidad de vida de las personas con enfermedades cardíacas, han desafiado los estereotipos y prejuicios asociados con estas enfermedades, y han generado un diálogo importante sobre la salud cardíaca. Como resultado, la sociedad y la cultura han experimentado una transformación en la forma en que perciben y tratan las enfermedades cardíacas.

La evolución de los dispositivos cardíacos artificiales: de las válvulas al corazón total artificial

La medicina ha experimentado grandes avances en el campo de los dispositivos cardíacos artificiales a lo largo de la historia. Desde las primeras válvulas cardíacas hasta llegar al desarrollo del primer corazón total artificial, estos avances han revolucionado el tratamiento de las enfermedades cardíacas y han salvado la vida de millones de personas en todo el mundo.

Las válvulas cardíacas artificiales fueron uno de los primeros dispositivos desarrollados para tratar afecciones cardíacas. Estas válvulas, fabricadas con materiales biocompatibles como el titanio o el poliuretano, se utilizan para reemplazar válvulas dañadas o defectuosas en el corazón. Esto permite restaurar el flujo sanguíneo normal y mejorar la función cardíaca. Las válvulas cardíacas artificiales han demostrado ser una solución eficaz y duradera para pacientes con enfermedades valvulares.

Sin embargo, a medida que avanzaba la tecnología médica, los investigadores se dieron cuenta de que era necesario desarrollar dispositivos más complejos para tratar afecciones cardíacas más graves. Fue así como se comenzaron a desarrollar los primeros corazones artificiales.

El primer corazón artificial fue desarrollado en la década de 1950 por el Dr. Charles Hufnagel y su equipo en el Hospital Nacional de Investigación Cardiovascular en Maryland, Estados Unidos. Este dispositivo, conocido como el «Hufnagel Heart», consistía en una bomba mecánica que imitaba la función del corazón humano. Aunque el Hufnagel Heart fue un avance significativo en la medicina, tenía limitaciones debido a su tamaño y a la falta de tecnología adecuada para su implantación.

En los años siguientes, se realizaron importantes avances en el desarrollo de corazones artificiales, como el corazón Jarvik-7, desarrollado por el Dr. Robert Jarvik en la década de 1980. Este dispositivo fue el primer corazón artificial aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA). El corazón Jarvik-7 fue diseñado para ser implantado de forma permanente en pacientes que no podían recibir un trasplante de corazón. Aunque el dispositivo tuvo un impacto significativo en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca, su uso se limitó debido a problemas como la infección y la trombosis.

En los últimos años, se ha producido un avance revolucionario en el campo de los corazones artificiales con el desarrollo del corazón total artificial. A diferencia de los dispositivos anteriores, el corazón total artificial es capaz de imitar completamente la función del corazón humano, proporcionando un soporte vital a largo plazo para pacientes con insuficiencia cardíaca terminal. Este dispositivo se compone de dos bombas mecánicas que se conectan al ventrículo izquierdo y al ventrículo derecho del corazón, imitando así el flujo sanguíneo normal.

El corazón total artificial ha demostrado ser una opción de tratamiento eficaz para pacientes que no son candidatos para un trasplante de corazón debido a la escasez de donantes. Además, ha mejorado la calidad de vida de muchos pacientes al permitirles llevar una vida normal mientras esperan un trasplante de corazón.

La evolución de los dispositivos cardíacos artificiales ha sido una revolución médica de impacto histórico. Desde las primeras válvulas cardíacas hasta el desarrollo del corazón total artificial, estos avances han mejorado significativamente el tratamiento de las enfermedades cardíacas y han salvado innumerables vidas. A medida que la tecnología continúa avanzando, es probable que veamos aún más avances en este campo, brindando esperanza y mejorando la calidad de vida de pacientes en todo el mundo.

El futuro de la medicina cardiovascular: avances prometedores en la tecnología de corazones artificiales

En los últimos años, los avances en la tecnología médica han permitido grandes avances en el campo de la medicina cardiovascular. Uno de los hitos más importantes en esta área ha sido el desarrollo del primer corazón artificial, un logro que ha revolucionado el tratamiento de enfermedades cardíacas y ha abierto nuevas posibilidades para los pacientes que necesitan un trasplante de corazón.

El corazón artificial, también conocido como dispositivo de asistencia ventricular (DAV), es un dispositivo mecánico diseñado para reemplazar parcial o totalmente la función del corazón humano. Se utiliza como puente para los pacientes que están esperando un trasplante de corazón o como una solución a largo plazo para aquellos que no son elegibles para un trasplante.

El funcionamiento de un corazón artificial se basa en una bomba de flujo continuo que impulsa la sangre a través del sistema circulatorio. Este dispositivo está conectado al corazón del paciente mediante una cirugía y es capaz de bombear la sangre de manera eficiente, asegurando así un suministro adecuado de oxígeno y nutrientes a los órganos y tejidos del cuerpo.

Los beneficios de los corazones artificiales son evidentes. En primer lugar, estos dispositivos salvan vidas al proporcionar una solución temporal o permanente para pacientes con insuficiencia cardíaca grave. Además, reducen la dependencia de los trasplantes de corazón, que son limitados tanto por la disponibilidad de donantes como por el riesgo asociado con la cirugía de trasplante.

Los corazones artificiales también ofrecen una mejor calidad de vida a los pacientes. Al mejorar la circulación sanguínea, estos dispositivos alivian los síntomas de la insuficiencia cardíaca, como la fatiga y la falta de aire, permitiendo a los pacientes llevar una vida más activa y participar en actividades que antes eran imposibles.

Además, los avances en la tecnología de corazones artificiales han llevado a la miniaturización de estos dispositivos, lo que facilita su implantación y reduce los riesgos asociados con la cirugía. Esto ha permitido que más personas sean elegibles para recibir un corazón artificial y ha ampliado las posibilidades de tratamiento para pacientes de todas las edades.

Es importante destacar que, si bien los corazones artificiales han sido un avance significativo en el campo de la medicina cardiovascular, aún existen desafíos y limitaciones a superar. Por ejemplo, la durabilidad de estos dispositivos es un tema importante, ya que muchos pacientes necesitan vivir con un corazón artificial durante largos períodos de tiempo. Además, el costo de estos dispositivos y los cuidados necesarios para su funcionamiento pueden ser prohibitivos para algunas personas y sistemas de salud.

Los corazones artificiales representan una revolución en la medicina cardiovascular, ofreciendo nuevas esperanzas y oportunidades para los pacientes con enfermedades cardíacas graves. Estos dispositivos han demostrado ser eficaces y seguros, mejorando la calidad de vida de los pacientes y salvando vidas. A medida que la tecnología continúa avanzando, es probable que veamos más mejoras en la durabilidad y accesibilidad de los corazones artificiales, lo que permitirá a más personas beneficiarse de esta innovadora tecnología médica.

El legado de los primeros corazones artificiales: inspiración para la investigación y la innovación médica

Los primeros corazones artificiales marcaron un hito en la historia de la medicina y dejaron un legado duradero en el campo de la investigación y la innovación médica. Estos avances revolucionarios han transformado la forma en que tratamos las enfermedades cardíacas y han abierto nuevas posibilidades para mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Uno de los beneficios clave de los corazones artificiales es su capacidad para proporcionar soporte vital a los pacientes mientras esperan un trasplante de corazón. En muchos casos, la lista de espera para un trasplante puede ser larga y los pacientes en estado crítico necesitan una solución temporal para mantener su corazón funcionando adecuadamente. Los corazones artificiales brindan esta solución, permitiendo que los pacientes continúen viviendo mientras esperan un donante compatible.

Además de ser una alternativa temporal para los trasplantes, los corazones artificiales también han demostrado ser una opción viable para aquellos que no son candidatos adecuados para un trasplante de corazón debido a su edad avanzada o a otras condiciones médicas. Estos dispositivos pueden brindar una mejora significativa en la calidad de vida al restaurar la función cardíaca y permitir que los pacientes continúen realizando sus actividades diarias.

Un ejemplo concreto del impacto de los corazones artificiales es el caso del primer paciente en recibir un corazón artificial completo en 1982. El paciente, Barney Clark, vivió durante 112 días con el dispositivo. Aunque su vida fue corta, su experiencia allanó el camino para futuras investigaciones y desarrolló una nueva línea de avances en el campo de la medicina cardiovascular.

Avances recientes en la tecnología de los corazones artificiales

En las últimas décadas, hemos presenciado avances significativos en la tecnología de los corazones artificiales. Los dispositivos actuales son más pequeños, más eficientes y más duraderos que nunca. Esto ha permitido que más pacientes se beneficien de esta tecnología y ha mejorado la calidad de vida de aquellos que viven con insuficiencia cardíaca crónica.

Un avance notable en la tecnología de los corazones artificiales es el desarrollo de dispositivos que utilizan bombeo electromagnético en lugar de bombeo mecánico. Estos dispositivos utilizan imanes para impulsar el flujo sanguíneo en lugar de utilizar un pistón mecánico, lo que reduce la fricción y el desgaste del dispositivo. Esta tecnología ha demostrado ser altamente efectiva y ha aumentado la durabilidad de los corazones artificiales.

Otra área de avance es la mejora de las baterías utilizadas en los corazones artificiales. Las baterías más pequeñas y de mayor duración han permitido que los dispositivos sean más portátiles y menos restrictivos para los pacientes. Esto ha mejorado su calidad de vida al permitirles realizar actividades diarias sin limitaciones significativas.

Consejos para los pacientes con corazones artificiales

  1. Mantén un seguimiento cercano con tu médico: Es importante tener revisiones regulares con tu médico para asegurarte de que el dispositivo esté funcionando correctamente y abordar cualquier problema o inquietud.
  2. Evita la exposición a campos magnéticos fuertes: Los campos magnéticos pueden interferir con el funcionamiento del corazón artificial. Evita situaciones en las que puedas estar expuesto a campos magnéticos fuertes, como resonancias magnéticas o detectores de metales.
  3. Sigue una dieta y un estilo de vida saludables: Aunque un corazón artificial puede mejorar tu calidad de vida, es esencial seguir una dieta equilibrada y realizar ejercicio regularmente para mantener un corazón sano en general.

Los primeros corazones artificiales han dejado un legado duradero en la medicina y han abierto nuevas puertas para la investigación y la innovación. Estos dispositivos han transformado la forma en que tratamos las enfermedades cardíacas y han mejorado la calidad de vida de aquellos que viven con insuficiencia cardíaca crónica. Con avances continuos en la tecnología de los corazones artificiales, podemos esperar que sigan desempeñando un papel crucial en el cuidado de la salud cardiovascular en el futuro.

Preguntas frecuentes

1. ¿Qué es un corazón artificial?

Un corazón artificial es un dispositivo médico diseñado para reemplazar la función de un corazón humano enfermo o dañado.

2. ¿Cuál es la diferencia entre un corazón artificial y un trasplante de corazón?

Un corazón artificial es un dispositivo mecánico que bombea sangre, mientras que un trasplante de corazón implica reemplazar el corazón enfermo por uno donado por otra persona.

3. ¿Quién puede recibir un corazón artificial?

Los corazones artificiales se utilizan principalmente en pacientes que tienen insuficiencia cardíaca avanzada y no son elegibles para un trasplante de corazón.

4. ¿Cuáles son los beneficios de un corazón artificial?

Un corazón artificial puede mejorar la calidad de vida de los pacientes al proporcionar una función cardíaca adecuada y prolongar su supervivencia mientras esperan un trasplante de corazón.

5. ¿Cuáles son los riesgos asociados con un corazón artificial?

Al igual que con cualquier intervención médica, existen riesgos potenciales como infecciones, coágulos sanguíneos y reacciones alérgicas a los materiales utilizados en el dispositivo.

6. ¿Cuál es el futuro de los corazones artificiales?

Se espera que en el futuro los corazones artificiales sean más avanzados y duraderos, lo que permitirá a más pacientes vivir con un corazón artificial de forma permanente sin necesidad de un trasplante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio